Cargando...
Definición de autoestima

¿Qué es la autoestima? ¿Es lo mismo que autoconcepto?

Etimología de la palabra autoestima

Desde un punto de vista etimológico la palabra autoestima está formada por el elemento “auto-” que viene del griego autos y significa por si mismo o propio, y la palabra “estima” del verbo estimar del latín aestimare que significa evaluar, valorar, tasar.

Por lo tanto la autoestima viene a ser como nos valoramos a nosotros mismos.

Definición

Podemos definir la autoestima como la percepción que tienes sobre ti mismo, y esta puede ser positiva o negativa, según el amor que te tengas. Autoestima es la capacidad de reconocer el valor de uno mismo, tus habilidades, cualidades y encantos. Por otra parte, en una connotación negativa, el individuo puede ver sus carencias y defectos. La importancia de la autoestima se refleja en todo lo que hacemos en nuestra vida diaria, pues de ella depende en gran medida cómo nos comportamos, pudiendo ser una motivación o desmotivación para vencer retos o dejarnos vencer por nosotros mismos.

¿De dónde surge la autoestima?

Ya hemos visto que la autoestima se basa en la valoración que hacemos de nosotros mismos, pero ¿de dónde surge?. La autoestima se forma con nuestras:

  • Percepciones
  • Sentimientos
  • Pensamientos
  • Forma de relacionarnos con los demás
  • Experiencias vividas
  • Carga genética heredada

Todo esto define la imagen que forjamos de nuestra personalidad > nuestra autoestima. Y es fundamental en nuestro desarrollo como personas.

Veamos qué es la autoestima para la psicología

La autoestima es un concepto clave en la Psicología, resultando básica en la definición de la personalidad del individuo. En su carencia está el origen de muchas patologías que estudia la Psicología.

La Psicología entiende la autoestima como una idea cargada de sentimiento y subjetividad. Aunque es un concepto crucial, su estudio por parte de la Psicología es bastante reciente.

Veamos qué es la autoestima para la psicología en boca de tres de los más influyentes psicólogos.

William James, pionero en temas de autoestima para la psicología

El filósofo norteamericano William James fue el primero en tratar de definirla, en 1890. Quizá te resulte familiar la frase “El hombre es una gota de razón en un océano de sentimientos”. Pues bien, esta definición del ser humano se la debemos a William James, un pensador que, en su objetivo de explicar la naturaleza humana a través de los sentimientos, intentó comprender el significado de la autoestima.

El hombre es una gota de razón en un océano de sentimientos

James definió la autoestima como:

El resultado de la proporción entre los éxitos conseguidos y las pretensiones

Abraham Maslow y la Psicología Humanista

El camino de James lo siguieron otros célebres filósofos, ya en el siglo XX, como Abraham Maslow, uno de los principales representantes de la conocida como Psicología Humanista. Maslow aseguró que la mejor muestra de aprecio es el respeto recibido por parte de los otros.

La satisfacción de la necesidad de autoestima conduce a sentimientos de autoconfianza, valía, fuerza, capacidad y suficiencia, de ser útil y necesario en el mundo.

Maslow definió en 1979 su comprensión de la autoestima como:

La forma de satisfacer la necesidad de aprecio por parte del hombre, en dos vertientes: el aprecio por uno mismo, manifestado en el amor propio, la confianza o suficiencia, y el respeto y admiración recibido de otras personas.

Nathaniel Branden

Por último, una de las definiciones más influyentes y recientes de la autoestima se la debemos a Nathaniel Branden, quien en 1999 afirmó que se trata de: "La experiencia de ser aptos para la vida y para las necesidades"

Las personas con alta autoestima no necesitan sentirse superiores a los demás, no necesitan compararse con los demás. Su alegría radica en ser quienes son y no en tratar de ser mejores que los demás

Branden completó su definición comentando que la autoestima es también:

La confianza en tu capacidad de pensar y de enfrentar los retos que la vida presenta y la confianza en el derecho a la felicidad

La conexión entre autoestima y felicidad es muy importante pues vincula de forma directa la posesión de una buena autoestima con la satisfacción y realización personal.

¿Es lo mismo autoestima que autoconcepto?

La Psicología se ha preocupado de diferenciar dos términos que están relacionados, pero que a veces llevan a confusión. Nos referimos a la autoestima frente al autoconcepto. ¿Son lo mismo?

Tanto uno como otro tienen relación con la imagen que construimos de nosotros mismos, pero la Psicología explica que hay varias diferencias fundamentales entre ellos.

Veamos cuáles:

  • La autoestima es un concepto asociado a nuestras emociones
  • El autoconcepto se expresa mediante información y puede ser comunicado a terceras personas.
  • La autoestima está relacionada con la memoria emocional
  • El autoconcepto se relaciona con la memoria declarativa y está vinculado al concepto del “yo”.
  • La última diferencia, pero no por ello menos importante, tiene un matiz moral: la autoestima está fundamentada en juicios de valor que hacemos sobre nosotros mismos, comparando nuestra imagen con un “yo ideal”.
  • Esta discriminación moral no existe en el autoconcepto.
La autoestima se puede clasificar en 4 tipos o niveles: alta, sobreelevada, media y baja. Te contamos sus características y como tener la autoestima sana.
¿Qué has hecho hasta el momento para conseguirlo?
Te invito a que recorramos juntos, desde un bonito programa de coaching personalizado, una parte del camino de tu autoconocimiento que te llevará a subir tu autoestima