Loading...

¿Por qué no siempre te hace feliz hacer lo que debes?

¿Te ha ocurrido en algún momento de tu vida que no eres feliz pese a creer que lo tienes todo?. ¿Has tenido la sensación de estar roto porque la fuerza del qué debes ser tira en dirección contraria de la fuerza de lo que realmente eres?. Veamos porqué ocurre esto.

Una persona vive en dos mundos a la vez. El mundo de los tangibles y el mundo de los intangibles

mundo tangible e intangible

En el momento de tomar decisiones sobre nuestra vida es importante comprender que:

  • Nuestro comportamiento (nuestras acciones)
  • Nuestras emociones
  • Nuestros pensamientos (nuestro razonamiento)

Han de ser coherentes y han de estar alineados.

Nuestra forma de sentir, de entender el mundo, de ser quienes somos realmente, y nuestra realidad tienen que ir juntos. Tiene que haber conexión entre tu mundo tangible y tu mundo intangible ya que si estos recorren caminos opuestos, si tiran con fuerza en diferente sentido, te rompes.

Veamos unos ejemplos:

Pongamos el caso de una persona a la que le cuesta mucho gastarse el dinero y es capaz de vivir con poco. A la vez trabaja en una consultora en la que gana mucho dinero. Si yo soy austero (y esas ideas las tengo en el mundo de los intangibles), no tiene sentido que me dedique a ganar mucho dinero (mundo tangible).

Puedo ser una persona a la que le encanta vincularse afectivamente de forma muy estrecha a otra persona (mundo intangible). ¿Qué ocurre si lo que tengo en el mundo tangible es una pareja que como persona es muy independiente con alergia al compromiso?. No podré ser feliz al no poder conectar mi mundo intangible con el tangible.

Puedo haber decidido que mi vida la quiero dedicar única y exclusivamente a mis hobbys, a lo que me gusta, o a hacer cosas que no me requieran esfuerzos, entonces es posible que mi mundo intangible esté pleno, pero si me desconecto de la realidad (de lo tangible), si no me preocupo de cómo obtener recursos y dinero tengo un problema.

Una persona puede tener todo el éxito en el mundo tangible y sentirse falto o incompleto en el mundo intangible. Y exactamente igual puede ocurrir al revés. En cualquiera de los dos mundos se puede tener todo y a la vez sentir que nos falta algo para encontrarnos bien.

Si nuestro tangible en forma de trabajo, pareja, amistades, lugar de residencia, etc. no está conectado con nuestros valores y mundo intangible vamos a entrar en conflicto con nosotros mismos.

Ten en cuenta que habitualmente vivimos en el mundo que nos resulta más cómodo.

  • ¿En qué mundo vives tú, en el de los tangibles o en el de los intangibles?
  • ¿Tu mundo tangible e intangible están conectados o están rotos?
  • ¿Cuál te da problemas?

Si tu problema está en el tangible toma conciencia del para qué quieres, haces y tienes las cosas que quieres, haces y tienes.

Si tu problema reside en el intangible recuerda que: No imagines (mundo intangible) nada que no puedas construir (mundo tangible).

Es importante encontrar las conexiones entre lo que pensamos y lo que vivimos y hacer transferencias entre los dos mundos.

  • El mundo intangible sin acción nos vuelve locos. Para que eso no ocurra debes de poner en acción lo que piensas.
  • Hacer la transferencia del mundo tangible al intangible y viceversa te garantiza el resultado de qué quieres alcanzar.
  • Aprende a gestionar el mundo real y el imaginal, pasa tu mundo intangible a acciones.
  • Al escuchar tus ideas esfuérzate en no convertirlas en verdad sino en realidad.
  • Si no haces estas transferencias tu mundo no se puede cumplir.

¿Quieres encontrar tu centro y darle un impulso a tu vida?

El autoconocimiento es la base sobre la que se construye el bienestar personal