Cargando...
Los acontecimientos que nos ocurren no son buenos malos. Solo son.

Nunca sabes qué te puede traer cualquier acontecimiento

Existió una vez un hombre que vivía con su hijo en una granja. Se dedicaba a trabajar la tierra y tenía un caballo para la labranza y para cargar los productos de la cosecha, era su bien más preciado. Un día el caballo se escapó saltando por encima de la valla. El vecino que se percató de este hecho corrió a la puerta de nuestro hombre diciéndole:

-Tu caballo se escapó, ¿qué harás ahora para trabajar el campo sin él? Se te avecina un invierno muy duro, ¡qué mala suerte has tenido!

El hombre lo miró y le dijo:

-¿Buena suerte o mala suerte? Quién sabe.

A mitad del invierno el caballo regreso a la granja con diez caballos salvajes a los que se había unido. El vecino al observar esto, otra vez llamó al hombre y le dijo:

-No solo recuperaste tu caballo, sino que ahora tienes diez caballos más, podrás vender y criar. ¡Qué buena suerte has tenido!

El hombre lo miró y le dijo:

-¿Buena suerte o mala suerte? Quién sabe.

Un día en el que el hijo del granjero montaba uno de los caballos salvajes para domarlo se cayó al suelo partiéndose una pierna. Otra vez el vecino fue a decirle:

-¡Qué mala suerte has tenido! Tu hijo se accidentó y no podrá ayudarte, tú eres ya viejo y sin su ayuda tendrás muchos problemas para realizar todos los trabajos.

El hombre, otra vez lo miró y dijo:

-¿Buena suerte o mala suerte? Quién sabe.

Al poco tiempo en ese país estalló la guerra con el país vecino de manera que el ejército iba por los campos reclutando a los jóvenes para llevarlos al campo de batalla. Al hijo del vecino se lo llevaron por estar sano y al del granjero se le declaró no apto por estar imposibilitado. Nuevamente el vecino corrió diciendo:

-Se llevaron a mi hijo por estar sano y al tuyo lo rechazaron por su pierna rota. ¡Qué buena suerte has tenido!

Otra vez el hombre lo miró diciendo:

-¿Buena suerte o mala suerte? Quién sabe.

  • No tiene sentido plantearse si lo ocurrido es una desgracia ya que no podemos saber que nos va a deparar la vida y como ese acontecimiento va a influir en ella.
  • Perder el tiempo lamentándose de las cosas es absolutamente inútil, no te aporta nada y es seguro que gracias a lo ocurrido te llegará un nuevo acontecimiento que haga plantearte si el anterior fue bueno o malo.
  • No puedes saber lo que te espera.
  • De cualquier hecho que consideres desgraciado, de cualquiera, llegará algo positivo, la vida funciona así. Equilibra.
  • ¿Qué has aprendido de lo que te ha pasado?
  • ¿Qué vas a hacer con ese aprendizaje?
Te enseñamos una serie de estrategias que te ayudarán a superar una ruptura amorosa y a llevar mejor la dolorosa experiencia de poner fin a una relación sentimental.
¿Por qué nos resulta tan difícil olvidar un amor?. ¿Qué hago para olvidar un amor imposible?. Aquí tienes la clave para conseguirlo.
¿Qué has hecho hasta el momento para conseguirlo?
Te invito a que recorramos juntos, desde un bonito programa de coaching personalizado, una parte del camino de tu autoconocimiento que te llevará a subir tu autoestima
QUIERO LOGRAR SER UNA PERSONA SEGURA DE MI misma en una relación
¿Qué has hecho hasta el momento para conseguir lo que quieres lograr?
Te animo a que nos embarquemos juntos en un pequeño viaje, desde un revelador programa de coaching personalizado, que te acerque a poder disfrutar de relaciones más satisfactorias y felices.
Superar una ruptura de pareja
¿Qué más tiene que ocurrir para que te decidas a actuar?
Te animo a que me permitas acompañarte, desde un apacible programa de coaching personalizado, en un proceso que te permitirá llevar la ruptura sentimental de una forma más liviana.
Superar una ruptura de pareja
¿Y si hablamos?
¿Cuáles son los límites que ahora sobrepasamos y nos vamos a poner como pareja?¿Si pactais confiar al 100% el uno en el otro qué impacto tendría?.
Haz de tus emociones un motor y no un freno para tu vida
Revelador programa de coaching personalizado que te permitirá empezar a controlar tu yo interior y encontrar el equilibrio