Cargando...
Ejercicios para problemas de pareja 1. Las dinámicas dañinas

Ejercicios para problemas de pareja 1. Las dinámicas dañinas

Es sabido que esa persona que tanto amamos, la que nos hace sentir bien, nos acompaña y nos hace llegar a lo más alto, es la misma que puede hacernos estrellar con un simple comentario casual o simplemente mirar hacia otro lado. No existe otro vínculo con mayor “hipersensibilidad” en el mundo que una relación de pareja. Incluso las parejas que tienen un vínculo seguro y estable deben de atravesar momentos muy delicados y complejos. Aunque parezca en un inicio que no, esas situaciones las utilizamos para fortalecer la unión que hay entre los dos componentes de la pareja.

Tendemos a creer que las parejas que gozan de una buena relación casi no se pelean, y eso no es cierto.

 

Un caso diferente es cuando el vínculo es inseguro y no se tiene en cuenta al otro, pues cualquier movimiento “malo” hará que se encienda la chispa y por ende, que se arrastre incluso toda la relación.

Marta y Víctor son una pareja que acudieron a una sesión de terapia de pareja pues desde hace tiempo están experimentando un deterioro notable en su relación, aunque sienten cariño y aprecian los valores del otro. Durante el comienzo de la sesión, Marta comenta que en las semanas anteriores ha intentado estar más atenta para respaldar a su marido en esos días de estrés del trabajo. También manifiesta que le encantaría que él le pidiera ayuda cuando necesita apoyo emocional… en ese preciso momento, Víctor separa la silla de su mujer con una actitud poco agradable. A partir de ese momento… empiezan los reproches entre ambos. Que si ella se había esforzado más que él por solucionar sus problemas y él era un egoísta y engreído, que si a él nunca se le ocurriría pedirle ayuda a ella por lo agresiva que se pone y que todo es culpa de ella, etc, etc, etc. Los gritos eran tan fuertes que ni siquiera podían oír entre ellos. En ese momento, ella se pone a llorar, él suspira, diciendo que siempre les pasa lo mismo.

Y es ahí en donde hay que poner el foco: en el punto de partida.

Si somos capaces de identificar esa pauta que se repite una y otra vez, entonces eso será lo primero en lo que habrá que prestar atención para iniciar el cambio. Eso justamente son las Dinámicas Dañinas esas pautas a las que recurrimos siempre y que son una amenaza real para la pareja.

Un ejemplo de ello es el hecho de quién tiene la culpa en el conflicto. Lo único que hace esa pauta es poner a cada una de las personas a kilómetros de distancia y por ende no será nada sencillo lograr así el encuentro, la confianza y la intimidad. Son muchas las parejas que se instalan en ese tipo de dinámicas. En la gran mayoría de casos, quien se supone que “tiene la culpa” termina cediendo a otro tipo de pauta diferente que es la del ataque-evasión o por el contrario la de la crítica y la defensa. Cuando estas dinámicas llevan mucho tiempo y se repiten y repiten también puede haber otro tipo de reacción como la es la retirada, en donde la persona a la que se culpa, está tan cansada, se siente tan impotente que decide guardarse todas sus emociones y necesidades. Así, con la distancia, evita el dolor.

Todos caemos tarde o temprano en alguna de las dinámicas mencionadas anteriormente. Puede que en algunos casos se trate de algo leve, como sucede en las relaciones seguras. Pero en otros casos, cuando el vínculo es más inseguro, lo que sucederá es que cualquier elemento será suficiente para desencadenar las Dinámicas Dañinas. Esas pautas, están tan instaladas en la pareja que poco a poco van desgastando la relación y el vínculo.

Cuando nos sentimos inseguros o ignorados en una relación, existen dos formas de salvaguardar la unión: evitar el compromiso acallando las emociones y encerrándose en uno mismo o intentar generar una reacción en el otro por la angustia sentida. Sea cual sea la actitud que se decida ya sea exigir y hacer reproches o encerrarse en uno mismo harán daño en nuestra relación presente.

La elección generalmente tiene que ver con el tipo de apego de la persona pero además con lo que haya aprendido en sus relaciones pasadas, aunque cada relación es diferente y ante una misma situación podemos actuar de manera completamente contraria.

A cada estilo de apego le corresponden ideas y actitudes muy diferenciadas de relación con el propio individuo, con sus parejas, y con los lazos afectivos.

En el caso anterior, si no se hubiese intervenido en parar la discusión, lo que hubiera sucedido es que tanto Marta como Víctor hubieran saltado de una Dinámica Dañina a otra hasta quedar agotados y desesperanzados por completo. Cada vez que perdemos la oportunidad de recuperar la conexión y el diálogo normal con nuestra pareja, la relación se debilita un poco más, por eso es que en esos casos lo mejor es bajar la tensión, pues de lo contrario sería imposible seguir adelante. Aún así, en ese respiro, buscarán un diálogo normal sin dejar de lado el patrón primero de esas Dinámicas Dañinas:

Ejercicio 1.1 QUIÉN TIENE LA CULPA

Ejercicio 1.2 LA PROTESTA

Ejercicio 1.3 AISLAMIENTO Y HUIDA

Superar una ruptura de pareja
Terapia de pareja a traves del coaching basada en el Apego. Por videoconferencia (Skype) para cualquier lugar o presencial en Madrid. ¿Y si hablamos?.

HOLD ME TIGHT

Este libro ha servido de base para los artículos del bloque de terapía de pareja en Apegos Posibles. Te animamos a leerlo si quieres profundizar más en el tema y en la Terapia de Pareja basada en el Apego adulto.