Cargando...

7 habilidades para emprender el camino a la seguridad en uno mismo en una relación

La respuesta más habitual a la pregunta de ¿Cuál es tu anhelo en esta vida? es que las personas digan que quieren ser felices. La felicidad está íntimamente vinculada a la seguridad en uno mismo. Así pues, convertirte en una persona segura y sin miedos, valorar lo que te ofrece la vida, guiarte por tus valores, y ser coherente con lo que realmente eres, es el camino que te lleva a la felicidad.

Pero ¿Cómo me puedo convertir en una persona segura de mi misma?

Uno de los componentes de más peso en los resultados de nuestra la vida son nuestros hábitos. Los hábitos son factores poderosos que influyen directamente sobre todo lo que nos ocurre. Dado que son patrones sólidos, a menudo inconscientes, al repetirse de forma constante y de manera cotidiana influyen decisivamente en nuestra vida, y no siempre para bien. La buena noticia es que los hábitos se pueden modificar, aprender nuevos y dejar atrás los que no nos ayudan sentirnos mejor o alcanzar nuestras metas, pero requiere de esfuerzo y compromiso con nosotros mismos para poder lograrlo.

Contemplemos los hábitos como habilidades que podemos desplegar para ser más felices y encaminarnos a lograr nuestros objetivos de una manera segura.

Existen 7 habilidades fundamentales que debes desarrollar para alcanzar el equilibrio y el bienestar personal, para ser una persona libre de inseguridades y miedos y con una autoestima elevada.

  1. Habilidad para la proactividad. El comportamiento proactivo implica actuar antes de que se de una situación futura en lugar de sólo reaccionar ante los acontecimientos. Significa tomar el control y hacer que las cosas sucedan en vez de simplemente adaptarse a una situación o esperar a que llegue algo.
  2. Habilidad de comenzar las cosas sabiendo para qué las hacemos. El desarrollo de esta habilidad le da sentido a nuestras ideas, a nuestras acciones, y a nuestra vida. Permite orientar nuestros proyectos hacia lo que realmente es valioso para nosotros.
  3. Habilidad de dar prioridad a lo realmente importante. Nos permite discernir entre urgente e importante y así dedicar nuestro tiempo a lo que da valor a nuestra vida. Es la habilidad que permite convertir nuestras ideas del punto 2 en realidad.
  4. Habilidad de utilizar el pensamiento ganar-ganar. Habilidad de desarrollar un pensamiento que nos haga cuestionarnos la necesidad de que para que yo gane otro tiene que perder y de que la vida es un juego de suma cero cambiándolo por el concepto de que existe la combinación ganar-ganar.
  5. Habilidad para entender antes de ser entendido. Desde una posición de respeto hacia los demás y empatía primero podremos luego buscar ser entendidos. Es la clave de las relaciones humanas afectivas y lo que permite alcanzar acuerdos del tipo ganar-ganar.
  6. Habilidad para buscar las sinergias. Uno más uno es igual a tres. Es la habilidad y la actitud para valorar la diversidad en cualquier ámbito de tu vida, el ser consciente de que el resultado de funcionar conjuntamente con personas con ideas diferentes es superior a la suma de los resultados de cada elemento o de cada parte actuando aisladamente.
  7. Habilidad para trabajar en tu desarrollo personal. Usar nuestra capacidad para renovarnos y crecer continuamente en nuestra concepción propia y del mundo. Encontrar el equilibrio entre los diferentes papeles que desempeñamos en nuestras vidas.

Estas 7 habilidades no son autónomas ni funcionan aisladamente una de otra sino que configuran una red, un conjunto de actitudes que nos llevan desde la dependencia hacia la independencia (habilidades 1,2 y 3), y de ahí a la interdependencia (habilidades 4, 5 y 6), es decir, a la seguridad en uno mismo.

Los seres humanos, al igual que el resto de los mamíferos, nacemos siendo totalmente dependientes de nuestras figuras de apego, las cuales nos alimentan y nos dan los cuidados y la protección necesaria hasta alcanzar la edad adulta, en la que ya nos podamos convertir en individuos independientes y autónomos. La teoría del apego demuestra que esa necesidad de vincularnos con figuras de apego no desaparece en la edad adulta, el cariño y el amor son necesarios para una vida plena y feliz, no es suficiente con valernos por nosotros mismos para adquirir alimentos o desplazarnos.

Veamos con un ejemplo cómo aplicar estas habilidades a la hora de superar un desamor o desvincularnos de alguien que no nos conviene.

Ana es una mujer de 42 años que mantiene una relación con Roberto. Ella desea ser madre y a él le dan alergia los niños y el compromiso. Las idas y venidas de la relación, rupturas, retomarlo, aplazar las fechas por parte de Roberto para comprometerse de verdad con un proyecto de familia, están minando a Ana en su seguridad, su confianza en si misma, y su autoestima. Ella le quiere y le cuesta aceptar y comprender que él no puede hacerla feliz. Se siente dependiente emocionalmente de Roberto.

Veamos como le puede ayudar desarrollar las habilidades 1, 2 y 3 para alcanzar independencia emocional.

  • Habilidad para la proactividad. Ana actúa de manera reactiva ante sus ganas de tener a Roberto, reacciona ante los comportamientos de este y va a remolque de él. Si vive en función de condicionantes externos (en este caso una persona) se debe a que, por una decisión consciente o por omisión de su responsabilidad consigo misma, ha elegido otorgar a esa persona el poder de controlarla. Lo que nos daña, mucho más que lo que nos ocurre, es nuestro permiso, nuestro consentimiento, a que nos suceda lo que nos sucede. Ana no puede influir en la forma de ser de Roberto pero si puede decidir cómo ha de ser ella, puede decidir ser más firme, puede ser más realista, más compasiva, puede decidir SER ella por encima de el tener a otro.
  • Habilidad de comenzar las cosas sabiendo para qué las hacemos. El desarrollo de esta habilidad le da sentido a nuestras ideas. Si Ana desea tener una pareja para formar una familia es imprescindible que no pierda el sentido del para qué. Le ayudará a replantearse la relación actual y afrontar con más garantías la siguiente.
  • Habilidad de dar prioridad a lo realmente importante. Nos permite dedicar nuestro tiempo a lo que da valor a nuestra vida. Es la habilidad que permite convertir nuestras ideas del punto 2 en realidad. Para Ana el concepto de familia y de ser madre es lo realmente importante, sin embargo pierde gran cantidad de energía en mantener una pareja con la que no podrá alcanzarlo ya que Roberto le ofrece una relación bajo unas condiciones que no cumplen los puntos importantes de Ana.

La independencia, sin capacidad de compartir tu vida, sigue siendo una inseguridad.

La madurez nos hace entender que todo en la naturaleza es interdependiente, que no somos una especie ni individuos aislados en el planeta, que existe un orden y una ecología que gobierna la tierra y la sociedad humana. Además descubrimos que los mayores éxitos en la naturaleza son producto de la cooperación y de las relaciones con los otros, que la vida humana también es interdependiente.

Veamos las diferencias entre dependiente, independiente e interdependiente:

  • Las personas dependientes necesitan de los otros para conseguir lo que quieren.
  • Las personas independientes logran lo que quieren basándose en su propio esfuerzo y desconfían del resto.
  • Las personas interdependientes combinan sus esfuerzos con los de otros para alcanzar mayores logros y éxitos de los que se pueden alcanzar de manera independiente.

Veamos con un ejemplo cómo pueden ayudar estas habilidades a una persona independiente a avanzar hacia la seguridad en las relaciones de pareja.

Roberto no se encuentra a gusto cuando sus parejas le piden más cercanía y compromiso. No quiere perder su libertad de flirtear con otras mujeres y piensa que siempre puede aparecer en cualquier momento alguien mejor que su pareja actual que le haga la vida más fácil y con la que coincida en todos sus ideales. Incluso hay alguna ex suya que considera que fue realmente su gran amor, aunque no es capaz de explicar porqué eso no funcionó. Se resiste a aceptar lo que le ofrece Ana,

Veamos como le puede ayudar desarrollar las habilidades 4, 5 y 6 para acercarse a la interdependencia emocional.

  • Habilidad de utilizar el pensamiento ganar-ganar. Habilidad de desarrollar un pensamiento que nos haga cuestionarnos la necesidad de que para que yo gane otro tiene que perder y de que la vida es un juego de suma cero cambiándolo por el concepto de que existe la combinación ganar-ganar. Si Roberto comprende que para que el disfrute de libertad no es necesario que mantenga a Ana a raya y se da cuenta de todas las ventajas que le aporta a todos los ámbitos de su vida contar con ella podrá establecer un marco en el que ambos salgan beneficiados.
  • Habilidad para entender antes de ser entendido. Desde una posición de respeto y empatía primero hacia Ana podrá luego buscar ser entendido. Es la clave de las relaciones humanas afectivas y lo que permite alcanzar acuerdos del tipo ganar-ganar. Para que él disfrute de su libertad tiene que ser capaz de entender y atender previamente las necesidades emocionales de Ana, que ella pueda estar segura de su compromiso.
  • Habilidad para buscar las sinergias. Uno más uno es igual a tres. Es la habilidad y la actitud para valorar la diversidad en cualquier ámbito de tu vida, incluido el de pareja, el ser consciente de que el resultado de funcionar conjuntamente con personas con ideas y formas de ser diferentes es superior a la suma de los resultados de cada elemento o de cada parte actuando aisladamente.

Para pasar de la dependencia a la independencia

Las habilidades 1, 2 y 3 son las habilidades que debe aprender una persona de apego ansioso o ambivalente para alcanzar la seguridad:

La habilidad de la proactividad:

La palabra proactividad no quiere decir solo tomar la iniciativa. Significa tomar la responsabilidad de nuestra propia vida y de nosotros mismos y ser conscientes de que nuestros comportamientos son el resultado de nuestras decisiones, no de nuestras circunstancias vitales.

La habilidad de comenzar las cosas sabiendo para qué las hacemos:

El desarrollo de esta habilidad para ser personas más seguras le da sentido a nuestras ideas, a nuestras acciones, y a nuestra vida. Permite orientar nuestros proyectos hacia lo que realmente es valioso para nosotros.

La habilidad de dar prioridad a lo realmente importante:

Esta tercera habilidad para convertirte en una persona segura de ti misma en el ámbito de la pareja o en cualquier otro está relacionada con el campo de la gestión de la vida y el tiempo.

Estas tres habilidades tienen que ver con el autodominio. Justo lo que necesita una persona con un apego ansioso o ambivalente o con apego evasivo o evitativo activado.

Nos van a ayudar a afrontar con calma y serenidad los problemas y los contratiempos normales de la vida, es decir, a manejar nuestras emociones y a regular nuestro comportamiento. TRABAJAR ESTAS TRES HABILIDADES LLEVA A UNA PERSONA DE LA DEPENDENCIA A LA INDEPENDENCIA.

Estas tres habilidades suponen nuestras conquistas personales, son la esencia del desarrollo de nuestra voluntad y no de la de otros.

Las conquistas personales preceden a las conquistas de nuestro entorno. No se puede invertir ese proceso, así como no se puede recoger una cosecha antes de la siembra. Es un trabajo de dentro hacia fuera.

Descubre con una sesión gratuita como el coaching te puede ayudar a comenzar este camino que conduce de la inseguridad a la seguridad.

De la independencia a la seguridad (la interdependencia)

Cuando uno alcanza esta independencia dispone ya de una base para la interdependencia efectiva. En el caso de las personas de estilo de apego ansioso o ambivalente este salto de la independencia a la interdependencia es casi automático, solo tienen que avanzar de la dependencia a la independencia para llegar a la seguridad, pero en el caso de las personas de estilo de apego evasivo o evitativo este es su gran desafío.

Avanzar de nivel y pasar de la independencia, que no llena, a la interdependencia o seguridad, que nos completa, requiere de un esfuerzo personal importante.

Las habilidades 4, 5 y 6,

  • Habilidad de utilizar el pensamiento ganar-ganar,
  • Habilidad para entender antes de ser entendido, y,
  • Habilidad para buscar las sinergias.

Dotan de una entereza de base a partir de la cual puede actuar con más efectividad sobre las conquistas de tu entorno, más orientadas hacia las personas, el trabajo de equipo, la pareja, el compromiso, la cooperación y la comunicación.

Desarrollo personal. Trabajando para ti mismo y tu equilibrio.

La habilidad 7, la habilidad para trabajar en tu desarrollo personal, es la habilidad de la evolución.

Una transformación equilibrada que repercute sobre todos los ámbitos de tu vida. Se nutre de las otras seis habilidades.

Esta habilidad para desarrollarse como persona lleva a nuevos niveles de comprensión y relación con el mundo cada vez más cercanos a tu esencia y a lo que te hace bien.

Conocerte a ti mismo es la base sobre la que alcanzar la seguridad en una relación

Y el coaching apoyado en la teoría del apego es el mejor camino para lograrlo

opiniones de los clientes

Los comentarios son anónimos, sin nombre ni foto para mantener la confidencialidad del proceso. Si quieres contrastar estas opiniones te puedo facilitar emails de los clientes que han dado su consentimiento para que les preguntes.