Cargando...
hacia donde va el amor

¿Hacia dónde va el amor de pareja?

Qué es el amor de pareja

Empecemos definiendo el amor en pareja.

El amor es un término complicado de definir ya que es un concepto que tiene muchas acepciones. Puedo amar la opera, puedo amar a mi equipo de futbol, puedo amar a los huevos fritos, y puedo amar a mi pareja, pero existe una gran diferencia entre los ejemplos puestos anteriormente frente al de mi pareja, yo puedo amar a los huevos fritos pero ellos no me aman a mí, no es recíproco ese sentimiento.

¿Y mi perro?, él me ama y yo le amo a él, cierto, pero solo otra persona que desea me puede concebir como un ser deseable :)

El amor de pareja se puede definir de una manera más precisa como el deseo de ser deseado, el deseo de ser amado.

De ahí el problema eterno del amor: ¿cómo llegar a ser y seguir siendo amado o deseable?

La necesidad de ser amado. Quiero que se enamoren de mí!!!

Para un ser humano es un deseo irrefrenable el que se enamoren de él, que le amen, gustar a alguien, sentirse atractivo y deseado, y la naturaleza se encarga de que desarrollemos estrategias para conseguir que una persona u otra nos ame, lo que ocurre es que con el tiempo, con el desarrollo de humanidad, las estrategias van evolucionando

Las personas han dado respuesta tradicionalmente a esta cuestión de cómo resultar alguien deseable o amado rigiendo su vida de manera acorde a las normas que les marcaba la sociedad en la que habían nacido. El papel que había que representar según el sexo, edad, o estatus social para ser valorado y amado por la comunidad a la que pertenecíamos nos lo dictaban las normas que nos imponía la sociedad en la que nos encontrábamos, por ejemplo, para la mujer el llegar virgen al matrimonio.

Pero se ha dado un proceso en la reciente historia del hombre que lo cambió todo, comenzó en el siglo XIII en occidente y se desarrolló sobretodo en el Renacimiento, y causó la mayor crisis de identidad individual en la historia de la humanidad. Este fenómeno al que nos referimos es la modernidad, y fue un proceso que se apoyó en tres grandes patas:

  • Un proceso de racionalización, de auge de la investigación científica que ha acelerado de manera exponencial el progreso técnico de la humanidad respecto a etapas anteriores.
  • Un proceso político de democratización que ha fomentado los derechos individuales.
  • Un proceso de desarrollo de la producción económica y liberalización del comercio.

Estos tres procesos entrelazados han aniquilado completamente todos los aspectos tradicionales de las sociedades occidentales, con consecuencias radicales para el individuo. Ahora los individuos son libres de valorar o depreciar cualquier actitud u objeto.

Pero como resultado de esto ahora los individuos se enfrentan con la misma libertad que los demás tienen para valorarlos o depreciarlos. En otros términos, mi valor, que alguna vez estuvo asegurado al someterme a los criterios de las autoridades tradicionales, ahora cotiza en la bolsa de valores con los que me juzgan el resto de los individuos. En el mercado libre de los deseos individuales yo negocio mi valor cada día. De ahí procede la gran angustia del hombre moderno, su gran obsesión:

¿Soy deseable y valorado? ¿Cuánto de deseable? ¿Cuántas personas me amarán en función de mi valor?

¿Y cómo responden las personas contemporáneas a esta ansiedad por ser amados, por encontrar a alguien que les quiera y les valore?. Muy sencillo, recolectando histéricamente símbolos que los hagan deseables: dinero, coches, casas, operaciones de cirujía, moda, joyas, lujos. A esto le llamamos el acto de recolectar el capital de la seducción.

De hecho, nuestra sociedad de consumo se basa en gran parte en el capital que recolectamos para la seducción. Se dice por este tipo de consumo actual que nuestra época es materialista. ¡Pero no es cierto!. Nosotros solo acumulamos objetos con el fin de comunicarnos con otras mentes para sentirnos deseados. Lo hacemos para que nos amen, para seducirlas. Nada puede ser menos materialista, o más sentimental, que un adolescente comprándose jeans nuevos, y rompiéndolos por las rodillas, porque quiere gustarle a una chica de su clase wink

El consumismo no es materialismo. Es más bien lo que el hombre actual se tragó y sacrificó en nombre del dios del amor, o mejor dicho, en el nombre del capital para la seducción.

¿Qué caminos seguirá el amor en pareja en el futuro?

Podemos imaginar dos hipótesis:

1.- La primera de ellas consiste en apostar que este proceso de capitalización narcisista se intensificará.

Es difícil saber qué forma tomará esta intensificación del narcisismo llevado al territorio de la búsqueda de pareja, ya que depende en gran medida de las innovaciones sociales y técnicas, que son, por definición, difíciles de predecir (aplicaciones tecnológicas, modas, publicidad,....).

Pero podemos, por ejemplo,

  • Imaginar un sitio web de citas que, un poco como los programas de puntos de lealtad, utiliza puntos de capital de seducción que varían de acuerdo a mi edad, mi relación altura/peso, mi título, mi salario o el número de clics en mi perfil, una combinación de instagram, facebook, linkedin y web de citas en la gente busque desesperadamente ser quien tiene mayor capital de seducción.
  • También podemos imaginar un tratamiento químico para las rupturas que debilite los sentimientos de apego y suprima el dolor por la perdida.
El sistema de apego consiste en un conjunto de emociones y conductas que nos empujan a permanecer junto a nuestros seres queridos para que nos proporcionen seguridad y protección.

Por cierto, ya hay un programa americano en el que maestros de la seducción tratan el dolor del corazón como una enfermedad. Llaman al dolor de corazón "one-itis". Etimológicamente Itis procede del sufijo griego "-îtis" que significa "inflamación" . One-itis se puede traducir como "inflamación o infección de uno". Es un poco triste. De hecho, para estos maestros de la seducción, enamorarse de alguien es una pérdida de tiempo, es malgastar su capital de seducción, por lo que debe ser eliminado como una enfermedad, como una inflamación o infección. En el fondo no deja de ser un concepto arraigado en el estilo de apego evasivo-evativo-huidizo.

Como persona de apego evasivo o evitativo es muy importante para ti mantener la independencia, le das mayor valor a estar solo que a estar acompañado.
  • También podemos imaginar un uso romántico del genoma. Todo el mundo lo llevaría a todas partes y lo presentaría como una tarjeta de visita para verificar si la seducción puede progresar hacia la reproducción.

Por supuesto, esta carrera por la seducción, como toda competencia feroz, creará enormes disparidades en la satisfacción narcisista y por lo tanto también una gran cantidad de soledad y frustración. ¿Hemos llegado ya?.

El fenómeno de las webs y apps para ligar viene a confirmar que el futuro de cómo encontrar pareja ya está aquí.

Sin duda alguna estos sitios para encontrar pareja tienen sus ventajas:

  • Son cómodos, es como ojear un catálogo de muebles sin tener que desplazarse a las tiendas. Decenas, cientos de candidatos a tu disposición con un solo click.
  • No te expones, al fin y al cabo lo que muestras es una proyección tuya pero no eres tú, estás en un mundo virtual que nada tiene que ver con el real, es como jugar con un avatar.

Pero ...:

  • Nosotros mismos pasamos a formar parte de este catálogo, de este mercado de valores en el que los demás nos valoran o deprecian con la misma ligereza que lo hacemos nosotros con el resto.
  • ¿Qué estamos viendo en realidad tras las fotos y descripciones?, las personas despliegan su capital de seducción a través esencialmente de fotos: Tus mejores imágenes, coches, cuerpos, estilismo, casas, viajes por todo el mundo. El poder de la imagen y del capital de seducción es abrumador. Pero falta sonido, movimiento, olor, gestos, contacto, realidad. Los textos son datos que casi se ignoran, acompañan a las imágenes, que son las que mandan.

El problema de los sitios de citas es el salto a la realidad. En un catálogo todo el mundo se vende, todos despliegan su capital de seducción para sentirse deseados y amados, aunque sea a través de un éxito virtual. Los encuentros en la realidad tienden a provocar frustración por la decepción de no tener frente a ti a lo que esperabas. Nadie puede competir con la proyección que desea mostrar a los demás.

A favor de este sistema de encontrar pareja diremos que no es en absoluto excepcional encontrar lo que estés buscando siempre que te armes de paciencia y perseveres.

Pero podríamos imaginar otro futuro por el que caminen las búsquedas de pareja y el amor de pareja.

2.- Otro camino para pensar en el amor en pareja puede ser posible.

Pero, ¿cómo? ¿Cómo renunciar a la necesidad histérica a ser valorado para gustar a otra persona? Bueno, esto se consigue al tomar conciencia de mi inutilidad.

Si, Soy inútil. Y puedes estar seguro de algo: Tú también. laugh

Todos somos inútiles!!. Esta inutilidad se demuestra fácilmente ya que para poder ser valorado necesito que otro me desee, lo que demuestra que no tengo ningún valor propio. Yo no tengo ningún valor intrínseco. Todos nosotros pretendemos tener un ídolo; todos pretendemos ser un ídolo para otra persona, pero en realidad todos somos unos impostores, un poco como alguien que en la calle aparenta ser indiferente y dueño de sí, porque en realidad ha anticipado y calculado que todos los ojos estarán puestos en él. Si tomásemos conciencia de esta impostura general, que nos concierne a todos, se aliviarían las tensiones y ansiedad en nuestras relaciones amorosas.

Ocurre que quiero ser amado desde la cabeza a los pies, justificando en cada elección que hacen de mí que existe la histeria en la seducción, esa obsesión por ser alguien deseable para otros. Por tanto, quiero parecer perfecto para que otro me puede amar. Quiero que mis parejas sean perfectas de modo que yo pueda estar seguro de mi valor, si la persona que está conmigo es valiosa y deseada por otros significa que yo también lo soy, y cuanto más valiosa y deseada por otros es, más grande es mi propio valor. Esto lleva a las parejas a obsesionarse con el rendimiento del capital de seducción de la otra persona, y si perciben que este disminuye se romperán. Así como así, a la menor muestra de caída del valor del otro, este deja de interesarme.

En contraste con esta actitud, hago un llamado a la ternura, al amor tierno.

¿Qué es la ternura? Ser tierno es aceptar las debilidades del ser amado.

Aprender sobre los tipos de apego te permitirá comprender la forma de actuar de las personas que estés evaluando a la hora de elegir pareja, lo que antes te resultaba incomprensible y complejo pasará a ser predecible!!.

No se trata de convertirse en par de personas aburridas, rendidas y conformistas. Eso es muy malo. Por el contrario, hay mucho encanto y felicidad en la ternura. Es una especie de poesía de la torpeza deliberada. Me refiero a la burla de uno mismo. Hablo específicamente del tipo de humor que, por desgracia, es poco utilizado.

Para un modelo de pareja como el actual, que ya no se sostiene apoyada por las restricciones de la tradición, burlarse y reírse de uno mismo es uno de los mejores medios para que la relación perdure.

 

Este artículo está extraido de esta estupenda charla en TED:

¿Qué has hecho hasta el momento para conseguirlo?
Te invito a que recorramos juntos, desde un bonito programa de coaching personalizado, una parte del camino de tu autoconocimiento que te llevará a subir tu autoestima
QUIERO LOGRAR SER UNA PERSONA SEGURA DE MI misma en una relación
¿Qué has hecho hasta el momento para conseguir lo que quieres lograr?
Te animo a que nos embarquemos juntos en un pequeño viaje, desde un revelador programa de coaching personalizado, que te acerque a poder disfrutar de relaciones más satisfactorias y felices.
Superar una ruptura de pareja
¿Qué más tiene que ocurrir para que te decidas a actuar?
Te animo a que me permitas acompañarte, desde un apacible programa de coaching personalizado, en un proceso que te permitirá llevar la ruptura sentimental de una forma más liviana.
Superar una ruptura de pareja
¿Y si hablamos?
¿Cuáles son los límites que ahora sobrepasamos y nos vamos a poner como pareja?¿Si pactais confiar al 100% el uno en el otro qué impacto tendría?.
Haz de tus emociones un motor y no un freno para tu vida
Revelador programa de coaching personalizado que te permitirá empezar a controlar tu yo interior y encontrar el equilibrio
Concurso de cuentos cortos sobre dependencia emocional